A 20 años del último ascenso a Primera.

El 19 de Julio de 1997 quedó grabado en el corazón de los hinchas de Gimnasia y Tiro y de todo el pueblo de Salta. En esa fresca noche de invierno, en el legendario estadio Chateau Carreras, en la provincia de Córdoba, el elenco de Ricardo Rezza derrotaba por penales a Talleres, enmudeciendo a miles de cordobeses, que se rindieron ante 4 mil salteños que revoleaban sus camisetas y los ponchos en un rincón del estadio. Gimnasia había logrado un nuevo ascenso, el segundo, a la máxima categoría del fútbol argentino.

Aquel equipo de Ricardo Néstor Rezza, había llegado a esa instancia tras superar una larga temporada (Zona Interior, Zona Campeonato y el recordado Octogonal Final). Gimnasia comenzó el torneo con Salvador Ragusa al frente del plantel, con el “profe” disputó toda la Zona Interior, terminó segundo debajo de Godoy Cruz Antonio Tomba (disputó 16 partidos, ganó 8, empató 5 y perdió 4).

La Zona Campeonato, que por aquel entonces unía a los 16 mejores equipos de la Zona Interior y Metropolitana, había comenzado mal para Gimnasia, sumó 4 derrotas y 1 empate en las primeras 5 fechas, pero, llegó Ricardo Rezza para agarrar el timón. El “amarillo” debutó en un 3 a 2 con Talleres de Córdoba en el Gigante, cosas del destino, rival en la recordada final. En la Zona Campeonato, el Albo sumó 12 triunfos, 7 empates y 7 derrotas en 26 partidos. Terminó cuarto, solo por debajo de Argentinos Juniors (logró el primer ascenso), Talleres y Godoy Cruz.

Debutó en el Octogonal en Resistencia frente a Chaco For Ever, allí empató 1 a 1 con el gol del “Pato” Miguel Ibáñez. En la revancha, en Salta, venció al elenco chaqueño por 2 a 0, con los gritos de Luis Rueda y Pablo Jesús Saldaño. El siguiente rival era Belgrano de Córdoba, en el estadio del Pirata fue empate 2 a 2, otra vez se repitieron los goles de una dupla que hacía temblar a las defensas contrarias, Rueda y Saldaño. En el Gigante del Norte, el triunfo fue por 3 a 1, con goles de Rueda, Jorge Cervera y Fabián González.

La final, como ya se mencionó antes, fue frente al poderoso Talleres de Córdoba. En Salta, con un Gigante colmado, el Albo lo ganó con un gol del “Loco” Cervera. En el Chateau, hoy Mario Kempes, se disputó la revancha, el Matador logró el gol para emparejar la serie, a través de su goleador, José Zelaya. Pero todo se iba a definir por penales. Ramón Benito Alvarez, el recordado “Palito” se quedó con los remates de Oste y Clementz, Díaz estrelló su remate en el travesaño. Para el Albo marcaron Miguel Ibáñez, Cervera y Sergio Plaza. Así el árbitro Pascualino pitó el final y desató un festejo interminable, que comenzó en Córdoba y se trasladó a Salta, Gimnasia fue recibido por miles y miles de salteños, en una recordada caravana que se demoró por casi 2 horas desde el Aeropuerto Martín Miguel de Güemes hasta el Gigante del Norte que recibió a sus héroes con todos los honores. Gimnasia volvía, de esta manera, a insertar a Salta en el mapa futbolístico argentino.

El Plantel: 
Arqueros: Ramón Álvarez, Maximiliano Kadijevic, Elio Medrano, Federico Sauad
Defensores: Adrián Cuadrado, Sergio Plaza, Leonardo Fernández, Diego Cejas, Mario Jiménez, José Videla, Alberto Galucci, Daniel Oldrá, Adrian Fornero, Adrián Gómez.
Volantes: Pedro Guiberguis, Isidro Iturrieta, Ramiro Leone, Esteban Trasancos, Fabián González, Osvaldo Asiar, Walter Reyna, Miguel Ibañez, Omar Vargas
Delanteros: Luis Rueda, Pablo Saldaño, Jorge Cervera, Alfredo González, Víctor Godoy, Carlos Castilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial